Todo sucede en el momento que tiene que suceder

Empezamos a hablar y me di cuenta de que las apariencias engañan mucho...

Todo empezó hace 7 años, un 20 de enero, quedé con un chico que había conocido a través de Internet al que llamaremos J, cuando lo vi pensé un café y me marcho ya que su apariencia no daba mucha confianza. Empezamos a hablar y me di cuenta de que las apariencias engañan mucho, era un gran chico y empezó una amistad muy buena, tanto que me pidió que fuese la madrina de su hijo.

Fue pasando el tiempo con momentos buenos y otros no tantos pero siempre estábamos el uno para el otro. A mí me molestaba incluso sentía celos de esas amiguitas que se echaba y me presentaba pero yo siempre le ponía una sonrisa para que no viese cómo me sentía realmente por miedo a perder se amistad.

Un día después de tres años me propone que en sus vacaciones nos vayamos a un apartahotel los tres, su hijo, él y yo, al principio le puse mil y una escusas para no ir pero él sabía perfectamente que si me lo pedía su hijo no le iba a poder decir que no ya que era mi debilidad, así que al final acepté ir.

Estando allí me dijo que vendría una de sus amiguitas con su hija a pasar el domingo y que le hiciese el favor de llevarme a los dos niños para que ellos pudiesen estar a solas, eso me sentó fatal así que después de cenar cuando el niño se había dormido le dije que me iba porque yo no iba a hacer de niñera así que cogí mis cosas y me marché.

Se pasó toda la noche llamándome y mandándome mensajes hasta que le cogí el teléfono y me pidió que por favor fuese que quería hablar con migo, cuando llegué me pidió perdón y me suplicó que me quedase, yo acepté con la única condición que esos 15 días que íbamos a estar allí se los dedicase a su hijo y se olvidase de sus amigas esos días. Los días pasaban, una tarde me pide que me ponga ese vestido blanco que a él tanto le gusta porque ha quedado con un amigo fotógrafo para que les haga unas fotos en una playa a él y a su hijo y quiere que salga yo también, esa tarde cuando vio las fotos me dijo parecíamos una familia, me abrazó y me dio un beso en la cabeza y me dijo ¿es una locura verdad?

Esa noche después de cenar me fui a la cama, estaba muy cansada, me dormí en seguida pero al rato oí cómo entraba en mi habitación, se sentó en el filo de la cama y me besó en los labios y me dijo lo sé soy cobarde por no hacerlo cuando estas despierta pero en estos días que estamos pasando juntos me he dado cuenta de que te quiero más de lo que nunca he podido pensar y no sólo como amiga como pensaba hasta ahora sino como mujer también y me da miedo perderte como amiga si pasase algo entre nosotros y no funcionase, pero a la vez quiero ser más que un amigo, se levantó me besó de nuevo en la frente y en los labio y se marchó.

Por la mañana cuando me levanté me los encontré a los dos en la cocina preparando el desayuno y mi peque me dijo madrina vete a la cama otra vez porque no puedes verlo ya que es una sorpresa, me fui a la cama y me di cuenta que sólo faltaban 2 noches y 3 días para que regresásemos a la rutina, eso hizo que me entristeciese.

Después del desayuno bajamos a la piscina donde mientras yo tomaba el sol ellos jugaban y verlo así me alegraba y hacía que me sintiera feliz por ellos. Por la tarde J recibió una llamada, era la madre de su hijo que al día siguiente vendría a recoger al niño para pasar el día con él. El sábado por la mañana a las 9 estaba la mamá de mi peque en el apartamento para llevarse al niño y hasta después de cenar no lo triara. Después de que se fuese el niño J me dijo que qué quería hacer, que ese día mandaba yo, y le dije que lo que quería hacer no lo podíamos hacer, entonces él me preguntó que qué era eso que no podíamos hacer, en ese momento bajé la mirada y le dije nada son tonterías de las mías, entonces él cogió mi barbilla para que lo mirase a los ojos y cuando me di cuenta nos estábamos besando, ese día nos dejamos llevar e hicimos el amor, después de haberlo hecho nos dormimos, al despertarme él no estaba por lo tanto yo empecé a pensar que se había arrepentido de haber estado co migo y que por eso se había marchado.

Estando yo en esos pensamientos lo veo entrar al dormitorio con una bandeja llena de comida y bebida me sonríe y me dice hay que recuperar fuerzas para esta tarde. Después de comer nos duchamos, mientras me estoy vistiendo me pregunta ¿te arrepientes de lo que ha pasado entre nosotros hoy? Y yo le miro a los ojos y le contesto quién no entiende una mirada no va entender una explicación y sigo vistiéndome cuando de pronto siento como por detrás me abraza y me dice en el oído yo tampoco me arrepiento porque te quiero y me he dado cuenta de que quiero que seas mía y yo ser sólo tuyo.

Me sorprendió mucho ya que él era anti compromisos, pensé que poco a poco se iría desilusionado y cansando como había sucedido con todas y cada unas de sus amiguitas pero a las dos semanas de haber regresado del apartahotel me dijo que quería hablar con mi padre para pedirle permiso a mi padre para casarse conmigo, yo le dije que poco a poco, que no tuviese prisa porque una vez que hablase con mis padres ya no había vuelta a atrás y él me dijo que yo no era una más, que me quería y quería estar conmigo aunque eso significase casarse.

Después de que hablase con mis padres empezamos a organizar la boda (él había aceptado casarse por mí porque sabía la ilusión que me hacía, pensé en hacer una boda sencilla en el juzgado o en la playa sólo sus padres, sus hermanos, mis padres y mis hermanos para que no se sintiera tan incómodo) pero me dijo que si nos íbamos a casar lo hacíamos bien por la iglesia, con invitados, fotógrafo, vestido de novia y todas esas cosas. Y así fue, tuvimos una boda de ensueño, él lo único que me pidió es que al salir de la iglesia no fuésemos en el típico coche, que fuésemos montados a caballo y la verdad me gustó la idea y de eso ya hace tres años y somos una familia feliz, tenemos cuatro hijos en común (dos pares de gemelos)  y a mi peque que aunque no es mi hijo lo quiero como si lo fuese.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.