¿Tiempo?

¡Lo sigo esperando!

Cuando estaba cursando cuarto curso de colegio, mi mejor amiga se había vuelto a encontrar con un amigo suyo, en realidad quien diría que con dicho encuentro pasarían tantas cosas.

Tras ese encuentro ellos se empezaron a ver más seguido, un día conoció al mejor amigo de él, el mismo que le pidió «desesperadamente» que le presentara una amiga; ahí entro yo…

Bueno nos presentaron fuimos a mi casa los cuatro, subimos al secadero y mientras mi amiga y su «vacile» (como vulgarmente se dice) estaban jugueteando, el mejor amigo de la conquista de mi amiga y yo conversábamos y bueno terminamos besándonos, después de un absurdo juego.

Pasaron tres días y ese chico me pidió que fuera su enamorada, únicamente acepte porque estaba apurada y no me dejaría ir hasta decirle un «sí», y bueno yo pensé «un vacile no más». A las dos semanas le terminé, era ridícula la situación, el quedó totalmente herido pero no porque me quisiera, si no porque según él, lastimé su «orgullo varonil».

Bueno pasaron semanas seguíamos viéndonos y recuerdo muy bien que fue un 22 de Enero del 2013, cuando después de tantas tardes maravillosas, me pidió que fuera su enamorada nuevamente, pero esta vez era yo la que sí quería y termine aceptando. Era un sueño, ese sueño increíblemente cursi que se dice que solo se vive una vez, en realidad no sé como pasó, pero mientras yo iba ilusionándome, enamorándome, no se como llamarlo en serio, él… bueno pues él tenía otras chicas, en conclusión jugaba conmigo y hacia apuestas con sus amigos.

Pero bueno una se vuelve ciega, sorda y tonta. Una vez me enojé con él y no contestaba sus llamadas ni mensajes, simplemente lo ignoré. Esa noche fue en bicicleta con el que ahora sí ya era enamorado de mi amiga, a hablar conmigo, pedirme disculpas, arreglar las cosas, pero para mala suerte mi mamá estaba allí y bueno lo hizo subir habló con él y así se conocieron, no era lo que yo quería pero sucedió.

Con el pasar del tiempo las cosas tomaron un giro total, nuestra relación iba mal, mi amiga se embarazó su relación también iba mal, todo se desmoronaba, finalmente cumplimos tres meses un 22 de abril, y un 23 de abril del mismo año me terminó, así de la nada sin explicaciones. Por supuesto siguió buscándome durante varias semanas para jugárselas conmigo, en realidad lo quise tanto que no me importaba y para mi verlo, saborear sus besos, sus dulces labios era lo único que buscaba y quería. Pero «recapacité» lloré durante varios meses, me limité a salir con más personas, no podía concebir el sueño, pues soñaba con él, me levantaba angustiada con un vientecito en estómago, en el pecho, con lágrimas en los ojos, fueron siete meses espantosos y bueno después de tanto tiempo que había pasado, y lograba recuperarme poco a poco lo volví a ver… Lo vi en el «Baby Shower» de mi amiga, era lógico que fuese, era el amigo del papá del bebé de mi amiga, pero no fue solo, entró de la mano con una chica, con la que se sentó la beso en mi cara, en la cara de mi mamá, de mis amigas, de todos. Pero saben solo fue un momento después se dirigió hacia a mi, mientras a ella la ignoró, algo debía saber la muchacha porque según mis amigas y mi mamá, la pobre no me quitó la mirada de encima, a más de pasar sola sentada en un rincón, rodeada de personas desconocidas, debió ser peor para ella.

Bueno empezamos a hablar a partir de ese momento, me había enterado que ya no estaba en ninguna relación, es más para el solo era su vacile, el mismo juego que yo había sido para él, las conversaciones volvían a tener calidez, química, conexión, lo volví a extrañar.

Un 10 de diciembre nos vimos fue un montón de juegos pirotécnicos estallando dentro de mí, me pidió que regresáramos, que lo intentáramos de nuevo, que empezáramos de cero, que aun me extrañaba, me pensaba, me quería y saben ni siquiera lo pensé únicamente lo besé, lo abracé y dije ¡sí!…
Volvía a pasar el tiempo, un mes, dos meses, y en cada mes aparecía alguien, pero me cegué, no quería perderlo. Como en el tercero o cuarto mes lo escuche por primera vez decirme «TE AMO», ese te amo que te ocasiona mas que felicidad, fue todo enserio lo amaba yo también, tan radiante era nuestra relación, hacíamos locuras, jugábamos, cocinábamos, me fugaba del colegio y el de la universidad (acababa de graduarse e ingresar a la U y yo cursaba quinto curso).

Cumplimos nueve meses se empezó a distanciar, era frío, ya no había chispa, él decía que porque tenia ful problemas, me pidió disculpas, y bueno eso bastaba para mí, pues empezó nuevamente a ser cariñoso me bajaba a ver al colegio para eso ya estaba en mi último año, y después diez meses, estábamos bien era mi persona especial, era un desastre, pero era el desastre más bonito que había conocido, sus estados «hormonales», me confundían, ¿Por qué después de estar tan bien, me pidió tiempo?, el tiempo no funciona, el tiempo rompe, el tiempo lastima, el tiempo distancia, el tiempo olvida, ¿A caso el tiempo que quería , era para dedicárselo a alguien más?…
Lo amaba enserio ¿Por qué me pidió tiempo?…

¡Lo sigo esperando!

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.