La salida quedó olvidada

El cariño que siento por él aún vive.

La primera vez que lo vi fue en la academia de música a la cual yo había entrado unas semanas antes, me inscribí al curso de batería, de pronto mientras yo estaba en clase entró un chico muy apuesto con cabello, ojos y sonrisa perfecta, se sentó en la batería y comenzó a tocar y muy bien por cierto, me enamoré en el momento que lo vi.

Estuve pensando en él por varios días, descubrí que era amigo de uno de mis amigos y tocaban en la misma banda, así supe su nombre, me di cuenta que lo tenía agregado en mi red social, después de varias horas recibí un «hola» y al ver de quién era me llevé la gran sorpresa de que era el chico que toca batería como los dioses, me emocioné demasiado y no podía ni contestar, él sólo me habló para preguntar cuándo serían los exámenes en la academia y ahí se fue mi emoción.

Mi amigo me invitó a una de sus presentaciones y obviamente me decidí a ir, sólo para ver a «mi batería perfecto», cuando llegué estaba tocando otra banda y él se encontraba en la entrada del bar, yo lo veía muy seguido y me percaté que él también me veía y así fue esa noche sólo me deleité con verlo y escucharlo tocar.

Luego volvió a hablarme por chat y entablamos un poco de conversación, después de eso volvió a ir a la academia y me saludó, me emocioné mucho, así pasó otra semana y ya hablábamos un poco más. Uno de esos días que iba a la academia volvió a ir y la clase había terminado, yo ya me iba y me dijo que si podía acompañarme a tomar el transporte y yo me sonrojeé y le dije que sí, llegamos a donde yo esperaría el transporte público y hablamos unos cinco minutos más, el sol me daba mucho en mi cara y yo tenía muchos nervios, apenas recuerdo de lo que hablamos, después me fui y me despedí, cuando llegué a mi casa hablamos por chat y él me dijo que no se había percatado de los hermosos ojos color miel que tengo, me emocione demasiado al leer eso, fue muy hermoso, en fin para no hacer esto más largo, él me hablaba todos los días, después fueron a un concurso nacional de música y consiguió mi número para enviarme un mensaje de que lamentablemente no habían ganado, pero no me llegó, me enteré cuando él me contó, me sentí triste porque no ganaron, pero feliz porque había conseguido mi número y eso era un claro interés por mí.

Desde que tuvo mi número telefónico me enviaba mensajes de buenos días, siempre, y en uno de esos me invito a salir y acepte, fuimos a un café y tenía muchos nervios como es de esperarse, hablamos mucho tiempo y él me hacía algunos halagos, yo esa madrugada saldría de viaje, estaba muy cansada y demacrada, me sentí muy insegura, pero feliz porque lo vi, cuando regresé de mi viaje le traje un obsequio y él me volvió a invitar a salir, ese día le entregué el obsequio, fuimos al cine y me pasó algo muy hermoso, nos veíamos de reojo, pero en una de esas encontramos nuestras miradas y lo sentí tan cerca de mí, sentí su respiración, pero en un instante lo arruiné todo, me dieron muchos nervios y bruscamente me alejé, me arrepiento tanto de ello.

Después hubo un concierto al que fuimos juntos, fue uno de los más lindos días de mi vida, me abrazó hermosamente ese día y yo después de dudar tanto de mí y arruinar los hermosos momentos estaba decidida a decirle que estaba enamorada de él, habíamos planeado una salida y yo ya estaba muy preparada mentalmente para decirle todo lo que siento por él, pero de pronto canceló la salida por un contratiempo y no, nos vimos, pasaron los días y hablábamos menos, la última vez que lo vi fue en una presentación de la academia días antes de que cancelara nuestra salida y aún fue lindo y halagador, pero mi error fue no ser clara con mis sentimientos y dudar tanto de mí, porque lo alejé de mí.

He visto que a tenido relaciones después de que dejamos de hablar y me alegro que sea feliz, pero me entristece no ser yo la que le provoca esa felicidad y no lo puedo olvidar, no sé si el destino nos volverá a unir ya que hace un año y tres meses que no lo veo. Y debo decirles que lo que me hace sentir más triste es que esa salida en la que yo le diría todo el afecto que siento por él fue cancelada y olvidada, pero con el cariño que yo siento por él no pasó igual.

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.