Lo que das es lo que recibes

No aparecía pero en vez de ser una semana fueron cuatro meses.

Hace un año yo salía con un chico que vivía un poco lejos de mí, por suerte éramos del mismo país así que tenía la idea de que me visitara o visitarlo yo. Él tiene cinco años más que yo, era un poco extraño ya que él era un adulto y yo una adolescente, así que la diferencia de edad y la forma de pensar eran muy diferentes, pero yo le amaba. Lo llevábamos bien, hacía tres años que nos conocíamos por un chat y ya nos habíamos gustado una vez, pero esta iba a ser duradera o eso es lo que yo pensaba.

Él me encantaba, yo siempre había sido una chica tímida, podía expresar lo que sentía por Internet pero me costaba mucho expresarme en realidad. Casi siempre poníamos la web cam pero nunca hablábamos por micro hasta que un día me decidí a acabar con mi timidez y estuvimos hablando un poco. Fue realmente divertido y recuerdo que me encantaba su voz y su sonrisa, me decía cosas hermosas y yo sólo sabía quedarme callada.

Ya un poco hartos de esta distancia y de expresar nuestro amor por Internet decidimos quedar en una fiesta famosa de aquí que se celebraba tres meses después. Yo estaba ilusionada porque lo vería y podría besarle, abrazarle, estar con él.

De momento todo fue bien. Un mes después tuvimos una pequeña pelea porque él estuvo una semana sin conectarse y no me dijo nada, por lo que yo estaba preocupada por si le había pasado algo grave. A la semana siguiente apareció y le pregunté que por qué no me había avisado, le dije que estaba muy preocupada y que no me gustaría que lo volviera a hacer. A causa de eso nos quisimos dar un tiempo por lo que emplazamos la visita hasta octubre.

Después de tres semanas él apareció diciéndome que me echaba de menos y que quería volver conmigo, que sabía que él era el culpable de todo, que le perdonara, yo le creí y volvimos. La verdad yo también le extrañaba mucho, había tantas cosas que quería decirle y demostrarle…

Un tiempo después volvió a hacerme lo mismo. No aparecía pero en vez de ser una semana fueron cuatro meses, así que por el bien de los dos le mandé un mensaje diciéndole que lo dejáramos, que yo no podía seguir así.

Al día siguiente un amigo me dijo: “Aida yo no te quiero hacer daño ni nada pero tu novio está coqueteando con otra chica’”. Cuando me conecté  recibí un mensaje suyo que decía así: ‘”Siento mucho no haberme conectado pero es que tenía miedo de decirte que lo dejáramos por esa razón no me conectaba. He dejado de sentir lo que sentía, lo siento mucho».

Al leer esas palabras yo no supe qué hacer, quería llorar pero también estaba enfadada, él fue un cobarde al no decirme que ya no me quería, lo que más me enfadó es que yo le estuve esperando tanto tiempo para nada. Me costó mucho superarlo ya que unos días después me enteré de que le gustaba otra chica, pero mis amigos me apoyaron y eso me hizo muy feliz.

He vuelto a hablar con él y no llegó a salir con aquella chica en cambio yo he encontrado un chico que me llena el alma.

Gracias por leer mi historia

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.