Las apariencias engañan

Me dijo que se había dado cuenta de que yo sí valía la pena.

¿Cuándo comenzó todo? En 2010. Febrero para ser precisos. Yo era una nena, tenía nada más que 13 años. Él tenía 15. Ambos practicábamos voleibol y nos veíamos lunes, miércoles y viernes cuando íbamos a entrenar.

Yo no sabía quién era, hacía unos días me había agregado al Facebook por amigos en común. Hasta que un día lo vi entrar al gimnasio donde yo estaba con una gorra blanca y ropa deportiva; quedé boquiabierta. Fui corriendo hacia mis amigas para preguntarles si lo conocían, porque era el chico más lindo del universo.

Empezamos a hablar por chat, a contarnos cosas, a conocernos. Resultó que teníamos muchas cosas en común como, por ejemplo, uno de los que habían sido sus mejores amigos era mi primo.

Yo no dudé ni un segundo, fue amor a primera vista, era perfecto: bueno, lindo, carismático, gracioso, ¡tenía todo lo que una chica quiere!

Pero resultó que era un “picaflor” y quería estar con todas, incluidas mis amigas.

Llegó el gran día: nos besamos (mi primer beso, con el chico más lindo del mundo) todo era perfecto hasta que me dijo la típica frase de: “seamos amigos”… Pero algo más que amigos, en realidad.

Así pasó el tiempo, los días, los meses y yo siempre era su segunda opción hasta que me cansé. En agosto le dije que no aguantaba más, que no quería ser su segunda opción; no quería que hablemos todos los días como amigos y cuando nos veíamos nos besáramos y él me dijo: “está bien”. En ese momento, creí que mi mundo se derrumbaba, mi corazón se había partido en mil trozos. Nos distanciamos y dejamos de hablar por meses.

Llegó octubre. El señor vino a pedirme perdón y dijo que se había dado cuenta de que yo sí valía la pena, de que quería cambiar por mí, que quería estar conmigo y así comenzamos a salir.

Unos meses después me pidió que fuera su novia, encantadísima dije que sí, aunque pensaba que no íbamos a durar ni un poco.

¿Cómo termina mi historia? Hoy hace tres años que el mismo chico lindo de la gorra blanca que me tenía de segunda opción es el amor de mi vida, mi primer amor, el hombre con el cual quiero compartir mi vida y mi novio, al cual amo con todo mi corazón. Las apariencias engañan, ¿no?

5 Comentarios

  • es cierto las apariensias en gañan yo boy cumplir dos años con mi novio y el era un mujeriego de lo peor pero se di cuenta k el me amaba de verdad y k no keria estar sinmi emos pasado muchos estaculos pero segimos juntos y muy enamorados la gente a kerido separarnos pero no puede por k nuetramor es muy grande y no podemso estar separado

  • bueno algo q de verdad engañan el mundo son las aparuiencia x la cual muxos chico hoy en dia se engañan con chicas . chicos etc pero lo unik q debemos ponerno a pensar q es lo q vale mas la pena ser su segund opcion o ser el amor de su vida mmm q historia mas conmovedora bueno eso no lo podria explicar nunk he tenido la dicha de tener unos momentos como esos ……

  • yo siempre he sido precavida en el amor aunque eso no quiere decir que no me han lastimado
    tengo un mejor amigo que era muy mujeriego pero cuando se me confeso y yo le rechace por esa razón cambio nunca salimos pero a la chica con la que el decida tener una relación ya no sufrirá por esto

  • ami me pasa exzctamente lo mismo,comence una relacion con un chico el cual me dejo por picaflor..al tiempo,ella lo engaño…el vino y me dijo que habia cambiado y que se habia arrepentido,que el iva a hacer todo lo posible por luchar por mi y volverme a tener,obvio que le dije que me lo demostratara…y bueno,aca estamos…realmente cambio y lo mas sorprendente es que fue por AMOR!…Y ahora estamos juntos,peleando antge cualquier obstaculo sin importar lo que el mundo opine de nosotros…NOS AMAMOS! 🙂

  • es verdad las apariencias engañan pero siempre hay que darse cuenta para poder saber quien dice la verdad o miente y esta vez fue verdad felicidades 🙂 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.