Amor truncado

Él me pidió una foto y me dijo que estaba muy joven y guapa, yo juré que la atracción era mutua...

Lo conocí en el trabajo, sentado enfrente de mi lo tapaban los monitores de ambas computadoras, me hizo una pregunta con una duda del trabajo, le respondí sin voltear a mirarlo, fija mi vista en la pantalla, pero siguió con más y más, me cuestionaba sobre mí y cuando lo vi, pensé que guapo, así que a platicar con él.

En una semana ya sabía toda mi vida y yo un poco de la suya, cuando concluyo el proyecto y se desmantelo el área me pidió una foto y me dijo que estaba muy joven y guapa, yo juré que la atracción era mutua, quedamos de ir a comer sushi cuando nos pagaran.

Pero de eso ya pasaron meses, he fantaseado con muchas razones por las que no se concretó algo que da por hecho, la confianza excesiva fue la que me perdió y aun hoy no lo olvido ni a la promesa, es ridículo quizá pero aún está viva una llamita de esperanza de volver a ver al hombre q a mis 44 años me hizo sentir tan maravillosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *