Y ahora no sé si volver con ella

La amo como al principio...

Un 29 de mayo la conocí, tan linda, tan inteligente, tan ella. Siempre se mostró tan segura de lo que era.

La sonrisa picarona con la que se dirigía a la gente, más a los hombres, me mostró que no era una de esa personas que se entregan por completo a uno solo. Pero no me importaba, yo sabía que la iba a enamorar.

Ella un día de tantos me miró, sin ni siquiera conocerme, le gritó a todo el mundo que éramos novios, no me disgustó la idea, pero me sentí como un juego para ella. Pasaron los días y hablamos mucho, no pensé que en ese tipo de mujeres la forma de ver la vida fuera tan interesante.

Yo quise estar a solas con ella y escucharla, fui a su casa y la verdad no pasó mucho. Ella me ignoró todo el tiempo, hasta que de un momento a otro se acercó a mis labios y me besó; no respondí a su beso, siempre fui tímido, pero en esta ocasión el doble. Salí corriendo.

Después de una semana, la volví a ver; ella como si nada y al final siempre me besaba, no los respondí. Una noche, me armé de valor y fui yo quien la besé, en ese momento supe que me estaba enamorando pero que para ella seguía siendo un juego.

El asunto se tornó extraño y confuso, cuando noté que ella buscaba pretextos para verme y estar conmigo. No estaba seguro de si ella también se estaba enamorando. Su indiferencia me hizo dudar y decidí tomarla también como un juego.

Así pasaron semanas, comencé a rechazarla, mi amor desafortunadamente seguía creciendo. Decidí olvidarla con otra persona. Pero a mí me dolió mucho más que a ella.

Mi nueva relación no duró mucho, era muy complicado estar con alguien pensando en ella, cada que la veía quería estar solo con ella. De nuevo, me armé de valor y le terminé a mi novia y la busqué a ella. Sentí miedo, porque esa misma mañana ella quería ser solo mi amiga, pero no me importó, esperé su respuesta y dijo que también me amaba, así comenzó nuestro bello noviazgo.

Más que mi novia, era mi compañera, exploré todas sus facetas, una persona inteligente, hermosa, divertida, descomplicada, romántica y muy sexual. Así es, tan sexual que nuestra relación era ternura y charlas en el día, sexo y pasión en las noches, así durante un año. No me molestaba para nada ese contraste, en ella encontré todo, no era perfecta, pero era lo que yo buscaba. El amor de mi vida.

Con ella aprendí mucho de la vida, era como un gran libro que sólo yo pude disfrutar.

Pero, todo empeoró un día, y desde ese día ya nada tuvo solución, de pelea en pelea pasamos los últimos meses, ella gritaba, pegaba y bueno, aunque jamás le pegué, yo también le grite y la vi como lo peor de mi vida. Ella aún me busca, pero yo me alejo para no hacernos daños. La extraño, la extraño y la amo como al principio. Y ahora no sé si volver a estar con ella.

3 Comentarios

  • habla con ella y hazle saber, el porque de tu decisión, ella tiene que saberlo, posiblemente hacen un esfuerzo en común por cambiar esas actitudes que lastiman, recuerda: Habiendo amor todo se puede.!

  • mira si ella te busca igual q has tenido valor para todo eso ten valor para dialogar con ella.. de los errores de una pareja se aprende. si todavía la amas vete con ella aunq le hayas gritado estoy segura de q si os amais os perdonareis los dos y todo volverá como antes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.