Últimamente pienso en ti

...no tienes la intención de conocerme en persona...

Sé que esto te parecerá extraño y un poco incómodo y créeme es lo último que deseo que sientas.

Últimamente pienso en ti más de lo que yo llamaría saludable aunque no me sorprende, realmente eres un chico interesante y hasta cierto punto enigmático, haces y dices cosas que no cuadran en un perfil establecido y es difícil leerte, supongo que es una de las razones por las que me mantengo ocupada pensando en ti de vez en vez.

Antes que nada déjame contarte las razones del porque estas líneas, lo más importante: me gustas, es difícil decirlo ya que solo eres mi amigo virtual y aun así creo que me enganche un poco a la persona que pareces ser, me gusta tu sentido del humor, la manera en la que opinas de ciertas cosas y como disfrutas de tu tiempo y lo que te gusta, créeme no muchas personas lo hacen, a lo largo de mi corta vida he conocido suficiente gente como para darme cuenta que lo más difícil es ser autentico y yo misma me veo envuelta en situaciones que acepto o en las que modifico mi forma de ser para “encajar” pero estoy aprendiendo a crear mi propio camino y mantenerme real (lo más que puedo) y por ultimo pareces tener un buen corazón y eso probablemente es lo más importante y lo más especial de ti.

¿Qué porque te digo esto? Créeme no se bien pero lo he meditado varias noches y algunos días, supongo que es el tiempo el que me obliga, ¿recuerdas que recientemente una prima muy querida murió? Bueno eso me hizo pensar seriamente en lo que gasto mí tiempo y aunque no he modificado mucho de lo que a lo mejor llamaría “pérdida de tiempo” hay cosas con las que simplemente no me puedo quedar y una de ellas es esta; decirte lo que siento.

Ahora viene lo difícil, esto no es cosa de las últimas semanas, tal vez ni de los últimos meses, la verdad es que te apareciste frente a mis ojos hace mucho tiempo, justo cuando estaba pasando una de las etapas más devastadoras y dolorosas que hasta ese momento viví, y lo peor… por mi propia mano. Un día cualquiera en los que mi existencia era la de casi un cascaron, mis ojos se posaron en tu persona, sé que puede sonar un poco excéntrico pero así fue, no podrían explicarlo mejor mis palabras, simplemente voltee y eras tú, por supuesto que no te vi y dije “ah este es el indicado” solo fue un ligero chispazo de vida él se encendió por tu presencia, me llamo la atención algo, hasta ahora no se explicar lo que fue, en ese momento lo menos que quería cerca de mi eran hombres, amigos o nada que se le pareciera, solo quería ser invisible y mantenerme gris, pero el verte literalmente me regreso al tecnicolor.

De repente un día me descubrí fantaseando con que me notaras, y lo peor es que comencé a mirarte más de lo que debía y los más raro de todo es que siempre algo en mi interior me empuja a intentarlo, no sé si sea solo contigo o si sea algo en mí, pero de verdad lo menos que soy es valiente y a eso agrégale mi inseguridad, no es para nada la combinación para hablarle a un desconocido que lo más probable es que ni un simple hola respondería… pero que crees? Tal vez no lo sepas pero respondiste el hola y ese día me sentía recostar, le hable a un desconocido que se miraba poco accesible y claro el siguiente paso fue buscar la manera de acortar la distancia, te trate de hablar mediante un conocido y me bateaste jajá aunque fue duro también fue satisfactorio el hecho de poder hablarte.

Ya me había decidido darme por vencida pero te repito, una extraña fuerza me empuja a intentarlo o a lo mejor me niego a aceptar la derrota, pero no soy ese tipo de persona, realmente el hecho de que hice algo por mí que deseaba, me hacía sentir que había obtenido lo que quería, pero bueno, una vez más me dije “esta es la última vez” y te hable de nuevo y esta vez contestaste, platicamos y aunque me costó trabajo logre hacer que empezaras a abrirte y digo me costó porque me etiquetaste como “acosadora”, no te culpo, yo lo habría hecho, creo que no estamos acostumbrados a que los extraños simplemente quieran entablar conversación, tenemos miedo, somos desconfiados o simplemente no nos interesa, pero bueno… así fue hablamos por unos pocos días y salió a relucir lo amable que eres lo cual me gusto. Después de eso dejamos de conversar por un tiempo y una vez más me dije que sería la última vez y bueno al menos esa resulto mejor, desde esa última vez hablamos seguido, te interesa mi vida y se mas de ti de lo que jamás pensé o siquiera soñé saber y bueno no por nada me empecé a sentir como lo hago ahora ¿no?

Ahora quiero contarte algo que me paso hoy, estaba platicando con mi amiga y me dijo algo que me dejo un poco sorprendida, y digo un poco porque al pensarlo detenidamente en el fondo siempre lo supe. Me dijo que yo etiqueto a las personas, específicamente a los hombres que me interesan, en este caso hablaba de ti, siempre me he tratado de concentrar en nuestras diferencias para poder crear así una línea divisora ¿Por qué? Obviamente porque es más fácil tener razones para poder aceptar el rechazo ¿Cuál rechazo pensaras? Bueno no es difícil darse cuenta que no tienes la intención de conocerme en persona y está bien ya lo acepte, la verdad mucho tiempo me la pase esperando que llegara esa salida que prometiste pero me pongo en tus zapatos y no te culpo, la situación es incomoda y espero que esto no la haga más, a parte fue difícil hacerte ver que mis intenciones no eran ligarte solo quería conocerte, tal vez quería saber por qué tú, entre tanta gente, fuiste el que me trajo de vuelta, igual solo ese es tu papel en mi vida y eso ya fue bueno.

Escribirte esta historia ha sido muy difícil porque disfruto mucho platicar contigo, a veces ya me descubro pensando en que te voy a contar esto o aquello y eso al mismo tiempo prendió el foco rojo, al final pareces solo una fantasía porque el contraste de verte en persona y pasar a tu lado como si no existiera es un poco doloroso, y al final no quiero perder el tiempo valioso que tengo y no es mi intención ofender pero creo que me entiendes, sé que es probable que al menos por un tiempo sea incomodo hablar conmigo después de esto y estoy lista para eso, otra de las razones por las que fue difícil confesar mi sentir es que sé que al final podría no obtener ni tu amistad pero está bien, soy feliz, te conozco un poco y sé que a pesar de que estoy medio loca confías un poco en mí y eso lo agradezco, no te preocupes por lo que sea que esto te haga sentir. Me gustas y solo quiero que lo sepas, el mundo es mejor ahora que lo sabes.

Y bueno eso es todo, a ver que sigue…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.