Solo fue una buena aventura

Le había dicho era que no jugara con fuego, él era un hombre casado y nada de eso iba a terminar bien...

Ella una joven de 20 años estudiaba en Rosario, estaba en su primer año de universidad.
Era como que no caía que ya estaba estudiando allá y había conocido gente nueva y todo era diferente a como se lo había imaginado.

Ella hacia cinco años que estaba de novia, su novio de 34 años, él soltero sin hijos, una vida por delante. Cuando se enteró de que ella iba a estudiar en la gran ciudad, se puso contento y a la vez celoso algo que nunca que por el momento no demostraba mucho.

Todo iba re bien hasta que Ella se empezó a sentir confundida con su novio, el cual vivía con sus padres y no tenía casa propia, ella estaba cansada de dormir con sus suegros hasta que un día explotó y le dijo que quería distancia. Él llorando le suplicaba y decía que la amaba mucho que no iba a soportarlo. Ella sin retroceder dolorida por la situación siguió su camino.

Los dos eran de un pueblo y ella viajaba cada 15 días para ver a su novio y familia. Un viernes a la tarde tenía que sacar el pasaje para ir al pueblo, su madre confiada de que viajaba a la ciudad le dijo que la pasaba a buscar, la chica confiada espero un buen rato hasta que llaman a su teléfono y su madre angustiada le confirmaba que no podía ir a buscarla, y al instante le dijo que no se preocupara por su socio la pasaba a buscar, un hombre de unos 35 años buen mozo y casado.

A la hora la llama, la pasa a buscar y pidió disculpas por la demora. Cuando lo vio no podía creer era el hombre perfecto, tenía una mirada hermosa acompañada de unos ojos verdosos súper sexy. Él muy respetuoso le preguntaba, si tenía novio, que estudiaba, cosas comunes. Cuando se sintieron en confianza el empezó a contar que una vez había salido con una joven y no le fue bien, ella contestó: Que ahora está felizmente casado que dejara de pensar en el pasado. Casi llegando al pueblo el comentó que si no tenía mucho estudio la invitaba a tomar algo, ella sin muchas ganas le dijo que podría ser.

No se volvieron a ver por 5 meses, hasta que la tuvo que volver a llevar al pueblo, esta vez ella se encontraba peleada con su novio y parecía ser definitivo. El socio la llama y le dice que iba a pasar a buscarla temprano. Cerca de las dos de la tarde pasó por su departamento y partieron al pueblo. Antes de partir él la llevo a una oficina y le dijo que si no le molestaba tenía que esperar un rato ahí que el hacía unos mandados y volvía, la chica sin drama lo espero como una hora, cuando regreso la encontró durmiendo en la cama que había en la oficina. Ella despertó enseguida y se había dado cuenta que la miraba con deseos. Le preparo un café y mientras charlaban el recordó que 5 meses atrás le había invitado a tomar algo si la propuesta seguía en pie, ella sorprendida de que se acordara le dijo que sí. Ese viernes no pasó nada en la llevo a su casa y no la volvió a ver hasta el lunes por la mañana, su madre que no podía llevarla a la ciudad le pidió al socio que la alcanzara. Su hija sin ningún drama viajo nuevamente a la ciudad. Él le había comentado que a lo mejor debía quedarse a dormir, ella se puso colorada y no dijo nada.
Más tarde su madre le dio la sorpresa, la llama a su cel. Y le dice que estaban por cenar en la ciudad con su marido que la pasaban a buscar, ella contenta se vistió y fue. Cuando llegaron vio lo peor, el socio de su madre sentado al lado de su padre hablando como si nada, miró con cata de sorprendida y no dijo nada.

Cenamos y bebimos la habían pasado genial, cerca de las 12 ella dijo que debía irse, el socio le había dicho que la alcanzaba y se fueron juntos. Entre copas y copas terminaron en un hotel desarmándose uno con otro, esa noche había sido genial, ella no lo podía creer hacia 5 años que no estaba con otro hombre jamás había sido infiel ni nada por el estilo. No lo podía evitar cada noche que él se quedaba a dormir eran noches de pasión. Hasta que mi madre se dio cuenta y nos descubrió lo único que le había dicho era que no jugara con fuego, él era un hombre casado y nada de eso iba a terminar bien, «es tu vida» le dijo. Ella sin importarle nada siguió viéndose hasta que de un día para el otro se dejaron de ver, él siempre estaba ocupado y yo no podía arriesgarme a llamarlo así que quedo todo en la nada. Lo bueno de esto es que ella no estaba mal por lo que había vivido, estaba contenta porque gracias al volvió a tener confianza en sí misma y tener un poco el autoestima alto.

Con respecto a su ex novio después de que ella lo dejara él se fue a vivir solo y a ser más responsable. Esta experiencia le hizo dar cuenta de las cosas que se pierden y finalmente volvieron a estar juntos y con una mejor relación. Creo que a lo mejor era necesaria una distancia para que puedan valorar ciertas cosas.

Y cómo es la vuelta de la vida después de un año ellos hoy en día tienen un negocio juntos y todo está como si nada hubiera pasado. Nunca nadie se enteró de nada y ellos siguen sus vidas como si no se conocieran. Solo fue una buena aventura.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.