Mi primera relación

¿En qué abré fallado?

Yo siempre acostumbraba a ir a donde mi tía de vacaciones, fines de semanas largos, etc. Yo siempre buscaba una excusa para poder ir, además mis primas vivían llamándome constantemente para que fuera, a ellas les encantaba mi compañía y yo iba feliz puesto que allá me sentía como en mi casa, además que por allá socializaba más que por mi casa.

Una noche de julio, salimos mis primas, unas amigas y yo a la bodega a comprar la cena, cuando íbamos entrando a la bodega un chico alto, muy delgado, de piel blanca, ojos marrones claros y muy bien vestido, se acerca a mi prima mayor, él le dijo que tenía que preguntarle algo importante a ella. Yo no le puse mucha atención y seguí a lo que venía, entré a la bodega con mis amigas y mi otra prima, y los dejé a ellos hablando.

Cuando nosotras salimos de la bodega entra mi prima mayor y sale con unas cervezas, todas nos miramos y le preguntamos… ¿y esas cervezas?, Oh! De Pamela, exclamó ella sonriendo. (YO NI BEBO, NUNCA ME HA GUSTADO LA BEBIDA) Mi amigo Ariel fue quien se las regaló, a mí? Pregunto yo, si a ti, dice ella, él está por ti, y quiere conocerte, me dijo, todas se sorprendieron pues es uno de los chicos más cotizados del barrio.

Fuimos hacia él, y ella nos presentó, él me dijo que yo era una chica muy bella y que le encantaban mis bellos ojos grises que hacían juego con mi hermoso color de piel morena. Hizo que me sonrojara en tan solo unos instantes que hablamos, se acercó a mí y me susurró al oído tú vas hacer mi novia, yo sonreí, luego él dijo algo que me resultó un poco extraño,

Me tengo que ir hacer algo, pero nos vemos en un rato… Me dio un beso en la mejilla y se fue.

Camino a casa yo un poco intrigada le preguntó a mi prima, ¿por qué él dijo nos vemos en un rato? Y me dice ah no te dije, te hice una cita con tu futuro esposo dentro de media hora, él quiere hablar contigo, quiere conocerte más, eso me dijo, ¿Qué? dije yo, con ese tipo tan flaco, es lindo pero a mí no me gusta, muy flaco para mi gusto, bueno habla con él y si no te gusta dale un beso por lo menos, porque ya las cervezas están destapadas y yo no se las pienso devolver, me dijo, y se echó a reír, ya la quería matar en ese instante, y me dijo, míralo bien, feo no está ya quisieran muchas que él las mirara.

Bueno, no podía pasar por mal educada, tenía que recibirlo, así que esperé que llegara a verme, él iba a llegar con dos amigos más, el novio de mi prima mayor y otro que estaba enamorado de mi otra prima y ya estaban en trámites de hacer amores.

¡Al fin llegó! Fue a donde mí y duramos un buen rato conociéndonos, hablamos cosas muy interesantes sobre nuestras vidas, teníamos muchas cosas en común, él es un hombre muy interesante, sensible, y muy caballeroso… De un momento a otro él estaba mirándome fijamente con esos hermosos ojos que iluminaban todo su rostro y esos hermosos labios rosados que adornaban su bella cara, se acercó a mí me dijo unas cosas muy bonitas, y me robó un beso, no puedo negar que ese beso me encantó, fue tan mágico sentir sus labios con los míos, sentir la calidez de su aliento por primera vez fue fenomenal, fue tan puro y tierno que todavía no lo he podido olvidar, aunque tampoco puedo negar lo que sentí, sentí algo un tanto extraño dentro de mí, Ariel me estaba empezando a gustar, era un pequeño sentimiento pero ese sentimiento estaba ahí, y no lo pensaba ignorar.

Después del espectacular beso que nos dimos, él me dijo que yo le gustaba mucho y que le gustaría tener algo conmigo… Ser mi novio, ¡¡¡Ay Dios mío, dije dentro de mí!!! ¿Y ahora qué le digo? Yo estaba perdida en su mirada, y pensé, me gusta así que por qué no darle una oportunidad, y le contesté que sí, que quería ser su novia, sonrió y nos besamos nuevamente, la verdad es que yo quería vivir en su boca, sus labios eran tan suaves, su aliento tan fresco y su forma de besar para mí era espectacular, nos despedimos e intercambiamos números, y todo.

Mi osito y yo nos veíamos todas las vacaciones de verano, vacaciones de diciembre, los fines de semana, él iba a visitarme o yo a él y así sucesivamente… Él y yo siempre estábamos en contacto, hablábamos por teléfono y nos escribíamos. Salíamos mucho, a la playa, al cine, a cenar, pasamos inolvidables momentos justos, hablamos mucho del futuro y de los bebés que íbamos a tener juntos, él quería tres y yo estaba dispuesta a complacerlo, pensamos los nombres y todo. En ese tiempo nos amábamos demasiado él se hizo querer mucho por mí, se ganó mi amor completamente, éramos uno solo, bueno al menos eso creía yo, que él me amaba. 🙁

Al tiempo él fue cambiando físicamente, subió un poco de peso e iba al gimnasio y, estaba un tanto musculoso, mi novio estaba poniéndose más bello, estaba buenísimooo… tenía muchas mujeres detrás y por ello discutíamos mucho, yo no soy una mujer celosa pero el que tenga tienda que la atienda o sino que la venda.

Un día una mujer lo llamó cuando yo estaba con él, me enojé mucho porque él no quiso tomar la llamada porque yo estaba ahí, le pregunté muy serena, ¿quién es esa que te está llamando? solo me dijo que era alguien sin importancia que él tenía un asunto mucho más importante que atender en ese momento, a mí que lo estaba visitando, y también me dijo que no importan las mujeres que él tenga detrás que a él solo le importaba una, su pequeña osita, y esa era yo. Con esa respuesta yo me sentí un poco tranquila pero no del todo.

Me fui a mi casa y a los días recibí una llamada de mi prima, me dijo que hace tiempo anda viendo a Ariel con una chica morenita de ojos verdes, que la acompañaba a la escuela y todo. Yo me sentí muy mal pues yo a él lo amaba.

Él me llamaba y yo no le contestaba, me escribía y no recibía respuestas… Así pasamos unas cuantas semanas sin saber nada el uno del otro. Yo estaba muy enojada, pues tenía la certeza de que me engañaba.

Un día apareció en mi casa, entramos y ahí tuvimos una conversación muy larga, me preguntó que por qué no le contestaba las llamadas, que estaba muy preocupado porque no sabía nada de mí, y le dije que no lo llamaba porque creía que él me engañaba con la chica de los ojos verdes, él lo negó todo, me dijo que me amaba y que nunca me sería infiel, pero yo lo conocía, sé que me mentía. Así que le di una advertencia, le dije, si me doy cuenta que en verdad me estás engañando con esa tipa olvídate de mí porque nunca más me volverás a ver, me dijo que no dijera eso, que él no podía vivir sin mí, que yo era todo para él, y que si algún día me fallaba que lo perdone, que su intención no era hacerme daño, que me amaba demasiado y que no se veía sin mí, sin su media mitad, en fin, ambos terminamos llorando con dicha conversación.

Seguimos de novios normal y yo le hice creer que ya había olvidado ese episodio. Pues las vacaciones ya estaban a la vuelta de la esquina y yo ya iba a poder ir averiguar qué es lo que en realidad pasaba con la persona que más amaba.

Llegaron las vacaciones y yo me fui nuevamente para donde mi tía, mi prima ya había hablado con su novio y quedamos en que él me iba a contar todo, iba un poco desconcertada porque no sabía con qué verdad me iba a topar cuando llegara a hablar con el novio de mi prima, el amigo de Ariel… tenía miedo de que me confirmara que en verdad mi osito me engañaba.

La noche que llegué me puse muy linda pues quería ir ver a Ariel antes de verme con el novio de mi prima, quería darle un abrazo y besarlo, pues no sabía si iba hacer la última vez que lo haría. Llegue a su casa y él no estaba.

Un poco más tarde llegué a casa del novio de mi prima, él me contó que Ariel estaba con la chica de los ojos verdes, ella se llamaba Daniela, me dijo que ella vivía buscándolo y acosándolo, hasta que el cayó en sus redes, y me fui infiel, él la llevaba a la escuela y ella siempre iba a su casa a buscarlo porque Daniela estaba embarazada de mi novio, de mi complementó, mi media mitad.

Me quería morir en ese momento, salí de allí hecha un mar de lágrimas, corrí a casa de mi tía y me senté en las escaleras a llorar por un largo rato, lloré hasta que ya no pude más, Ariel me falló después que tanto prometió que nunca lo haría. Subí a la habitación, empaqué toda mi ropa, tomé un taxi y me fui a casa. Nunca más supo de mí, nunca más volví; él siempre me buscó, siempre me llamó, siempre me escribió, pero yo nunca respondí, me mató con su engaño.

Cinco años más tarde me cambié de país, Ariel intentó conseguir mi número pero mi prima nunca se lo dio, yo no quería.

Él quería una oportunidad para explicarme todo pero yo no quise escuchar nada, qué iba a explicarme si ella estaba embarazada de él, yo estaba muy dolida, él sabía que yo no soy de las que perdonan una infidelidad y menos si la deja embarazada. A él eso al parecer no le importó porque como quiera me engañó, se burló de mi amor.

Yo, yo después de eso tuve un par de relaciones más intensas allá en República Dominicana pero nadie como mi pequeño osito, nunca lo olvidaré. Actualmente 2013, tengo 20 años, vivo en el Bronx, en Nueva York, estoy soltera, trabajo y estudio medicina.

Ariel se casó con Daniela tuvieron a su pequeña niña Pamela, le puso mi nombre, al poco tiempo se dejó de Daniela, al parecer la relación no funcionó. Actualmente, Ariel tiene 28 años se mudó a New Jersey solo, trabaja, es ingeniero en sistema y tiene una relación con una linda rubia.

Después de todo el tiempo que ha pasado él me sigue buscando, me agregó a Facebook, le di la oportunidad de que me explicara todo después de tanto tiempo, y me preguntó que si yo quería ser su novia nuevamente, que se atrevería a dejar a su actual relación por mí, me dijo que no podía olvidarme y que soy la mujer de su vida, obviamente le dije que no, tengo miedo de que me haga lo mismo otra vez.

¿Qué opinan? ¿Ustedes le darían una segunda oportunidad al osito?

20 Comentarios

  • Que historia tan admirable… y pues desde mi punto de vista no le daría otra oportunidad al »osito» porque con tan solo el hecho de que dijera que dejaría su relación actual por esta de nuevo contigo, muestra que eso podría decirle y hacerle a todas.

  • Pues; Sinceramente aunque Te Engaño Yo Creo que Si Necesitaba Una Segunda Oportunidad; despues de 5 aNos Te Busco & Pues, Todavia quiere ser Tu Novio e Incluso te dic que eres su medi Naranja & Ah Su :-;* Le Puso Tu Nombre; Es Es Mi Opinion; Ah Hola’ Soy De Republica Dominicana! 😉

  • pues pamela yo pienso que deverias darle una 2 oprtunidad por q si el te volviera hacer depsues de tantos años no te buscaria
    dale otra 2 oportunidad por fa por fa ……

  • Al comienzo todo es lindo luego el tiempo se encarga de demostrarnos la realidad de aquella persona .. Isite bien en no aseptar recuerda las herida ket isieron son de amor xk ese golpe Dios lo puso ahi parak analizes y comprendas mejor … HERIDAS DE AMOR LO TITULARIA

  • bueno yo pienso de que deberias andar con el asi como amigos con derecho porque deverdad esta arepentido si trata de contactarte y mas ensima alomejor tu fuiste su primer amor verdadero

  • Mira pamela yo pase por algo parecido y creo que el perdon es una palabra muy grande creo que si tendrias que darle una segunda oportunidad porque los hombres aveces si cambian no del todo pero cambiar yo te recomiendo que le des otra oportunidad…tu ves si tomas o dejas mi consejo adios.

  • pues yo pase por algo talves mas fuerte al principio no lo queria perdonar de echo no lo veia Tampoco hablava con el tarde mucho en perdonar y bolver a confiar pero solo dios save por que lo perdone ahora tenes un hermoso bebe de casi siete años y llevamos 9 juntos y no lo a buelto hacer gracias a dios dale una oportunidad. Bueno ese es mi consego Ho preguntale a tu corazon

  • Recuerda nadies es perfecto y no juzguemos.

    La persona engañada pasa por muchas fases: shock, negación, enojo, culpa, agresión verbal, tristeza, asumir o negar responsabilidad… Luego, llega el momento de plantearse los pasos a seguir y si continuar o no con la relación.

    Algunos tips para superar este momento y para decidir si vale la pena perdonar o no:

    * No preguntes detalles. No conviene meterse en ese terreno, ni hacerse una imagen mental o auditiva de lo que sucedió.

    * Identificá la causa real del dolor. ¿Te duele el engaño? ¿O hay otra razón mayor que te genera esta infelicidad? Por ejemplo: sueños rotos, o que la familia y los amigos se hayan enterado y nos dé vergüenza.

    * Tratá de hablar. La infidelidad es un síntoma de que algo no funciona como debería en la relación. ¿Lo hablaste con tu pareja? ¿Hay cosas que pueden cambiar/mejorar para armar algo satisfactorio para los dos?

    * No intentes olvidar. Es imposible. Sería borrar algo que sucedió y negar la realidad, lo que nunca trae buenas consecuencias. Si decidís perdonar, dejá atrás el hecho, sabiendo que existió. Llorá, hablá con un psicólogo o con tus amigos o familia. Poné un punto límite, una fecha específica para, a partir de ahí, dejar el pasado atrás y mirar hacia el futuro con otros ojos.

    * Tené en cuenta que las cosas no volverán a ser como antes. Pueden llegar a ser peores pero también mejores. Hay casos de personas que luego del episodio se dieron cuenta del valor del otro, de sus sentimientos reales, y pueden sostener buenos vínculos. Otras prefieren dar vuelta la hoja y marcharse.

    * Evitá los rencores. La infidelidad es una espina clavada que causa una herida imborrable. No vale la pena quedarse en el resentimiento ni en el “por qué a mí”. Sólo te dañará y no te permitirá sacarte esa espina para avanzar hacia la dirección que desees.

    * Si perdonás, hacelo desde el corazón. Tiene que ser al 100%, los perdones a medias no sirven. Además, te conviene dejar en claro que será solo UNA vez, que no habrá lugar para engaños a repetición. Te merecés todo el respeto del mundo y volver a tolerar algo semejante es la puerta abierta a que se transforme en un hábito de la pareja.

    Saludos.
    Lima – Peru

  • Heee palema tu historia….. pussss 🙁 no se como se sentira y a de ser muy duro… no me lo imaginaria si fuera yo…. pero por q no la oportunidad de acercarce a el y q el destino haga lo q tenga q hacer… vuelvance a conoser q de nada se pierde igual tu lo amas y ps puede q el tambien….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.