Mi corazón está roto

Me confesó que ella estaba embarazada y que nunca la iba a dejar por mi...

Hola me decido a contar mi historia, aunque ya ha pasado tiempo ciento la necesidad de desahogarme y de que otras personas que aunque no conozca sean mis confidentes.
Me describo primordialmente, soy una chica de 23 años, piel morena cabello largo castaño oscuro proveniente de la ciudad de barranquilla – Colombia.

Mi historia comienza cuando una de mis mejores amigas me presenta al amigo de su novio, yo al verlo no sentí atracción alguna puesto que anteriormente me gustaba otra persona que no tuvo que ver con mis sentimientos, solo me hizo sufrir, pero como el corazón es muy terco siempre escoge el mal camino, pero aun así le di la oportunidad a ese chico que me habían presentado de conocernos y de ver qué pasaba, al principio estaba muy dudosa de tener una relación con él, pero al pasar el tiempo fui encontrando una persona en quien confiar, con quien estar aparte besaba tan delicioso que pareciera que mi boca encajara perfectamente con la de él, sentía que subía al cielo cuando lo hacíamos.

Pero como todo no es perfecto, empecé a sentir como cambiaba conmigo, ya no llamaba, ya me sacaba miles de excusas para vernos, yo en el fondo de mi corazón lo sabía, es algo con el que todas las mujeres contamos y es ese presentimiento que aunque queramos no podemos tapar con mentiras, y desafortunadamente tenía razón.

Un día haciendo un trabajo de la universidad se me dio por revisar nuevamente su perfil de Facebook, ya nos habíamos distanciado tanto así que me había eliminado de su Facebook, pero al entrar nuevamente descubrí un sin fin de fotos donde él se besaba con una chica, e incluso le posteaba un comentario donde le decía que la amaba y por la fecha de las fotos eran fotos no muy recientes, es decir estando conmigo estaba con ella, sentí como mi corazón se hizo migas, ni siquiera pude seguir viendo las demás fotos, se me hizo un nudo en la garganta y tratando de disimular apague mi laptop y me encerré en mi cuarto tratando de no llorar y aun así lo logré ese día no bote ni una lágrima, pero sentía que me quemaba por dentro de rabia y de tristeza, aunque había decidido no reclamarle ni reprocharle nada, no pude, tenía que preguntarle porque me había hecho eso, porque había jugado con mis sentimientos de esa manera si yo no le había hecho mal alguno, solo lo quise, silenciosamente pero lo quise, tal vez no sea una persona muy expresiva pero es que sentía miedo de abrirme y que volvieran a hacerme daño y así tal cual pasó y por si fuera poco cuando decidí enfrentarlo aun luchando para no quebrar mi voz enfrente de él, me confesó que ella estaba embarazada y que nunca la iba a dejar por mi :(.

Podría esto destrozarme más? Ya de mí no quedaba nada, solo me encomendé a Dios para que sanara mi corazón y pudiera perdonar a aquellos que se aprovecharon de mi ingenuidad… Me pregunto si algún día encontraré una persona que nunca me haga daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.