Mi ciego amor

Ninguno arriesgo nada. Ni él por el miedo a comenzar de nuevo, ni yo por cobarde...

Como muchas otras historias, la mía comienza con una relación que no es relación, pero que sentimentalmente deja marcas.

Así como tantas personas de esta época, conocí por casualidad a quien iba a mover mi mundo al menos por un corto tiempo de mi primera cuarta parte de vida… gracias al tan amado hibernando.

Yo soy de acá, él es de allá. Ese país que limita con el mío…

Todo comenzó con un simple «Hola :)» de su parte… un 4 de febrero. Recién separado de su novia de casi 4 años. Fue amor a primera charla. Ni un día sin hablar… ni una hora sin contestar.

Amor, ternura… de puro corazón. La mejor persona que podría haber conocido jamás. Tan, pero tan similares los dos. Tanto en común, tanto que parecía un sueño.

Un día cualquiera, un mensaje de su ex novia cambio todo. Todo, aunque no me crean, lo cambio una mascota. Si, una mascota. La mascota con la que habían compartido ellos tanto tiempo.

Él, puro de corazón, le propuso a ella compartir «la custodia» de esa pequeña que tenían en común.

El «nosotros»… eso se disipó tan rápido como comenzó nuestro amor.

Otro día cualquiera, el mensaje menos querido, pero más predecible de todos:

«Me gustaría intentarlo nuevamente con ella».

Otro desamor más. Otra rasgadura en el corazón. Pero esta vez, no sólo para mí… para los dos.

Nunca escuché antes hablar a alguien con tanta congoja sobre un tema así. Será que realmente sentía algo fuerte por mí? Será que estaba tan enamorado como yo lo estaba, pero no era ni el tiempo, y aún menos, el espacio?

Jamás me lo dijo y jamás se lo dije. Pero ambos lo sabíamos… Ninguno arriesgo nada. Ni él por el miedo a comenzar de nuevo, ni yo por cobarde.

Y así como si nada, todo terminó con un simple «Adiós».

4 Comentarios

  • Muchas veces por cobardes, otras veces hay chicas que se entrometen y valiéndose de todos los recursos sino funcionan para ellas los buenos se la juegan con los malos, y cuando una es dada al que dirán nos dejamos arrebatar el amor por falta de carácter o por tontas.

  • Muchas veces por cobardes, otras veces hay chicas que se entrometen y valiéndose de todos los recursos sino funcionan para ellas los buenos se la juegan con los malos, y cuando una es dada al que dirán nos dejamos arrebatar el amor por falta de carácter o por tontas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.