Me dicen mi amor, mi vida, mi cielo (parte 2)

Ese día en su casa y antes de la llamada yo me preguntaba como un hombre como él seguía soltero...

Clic para ver la parte 1

Era una bufanda muy linda que combina con mi uniforme.

Todo iba bien, decidí tomarme un tiempo de mi relación, hablaba poco con él y trataba de no buscarlo porque creía que era necesario tener mi tiempo, pero un día después de algunos tragos fue casi imposible e inevitable algo me decía que le mandara un mensaje y así lo hice, el me invito al día siguiente un café y para ser honesta no lo pensé ni dos veces, pero al comentarlo en mi casa la mayoría de mi familia se negó al respecto por la diferencia muy aparente de edades, pero me dejaron ir. Ese día fue cuando todo se movió en mí, todo quedo borroso y confuso.

Ese día pidió un cheesecake que yo vi con cara de dame por favor, y lo compartimos, platicamos, paseamos, fuimos a un mirador y ahí me abrazo nos volteamos a ver, me dio un beso en la mejilla, en la otra mejilla, y uno muy cerca de la comisura del labio, y sentí como todo mi cuerpo tembló y no supe si de miedo, emoción o nervios. De golpe y casi instantáneo le dije que no lo hiciera y él me dijo “lo sé, los besos no se roban, se ganan” nos quedamos ahí, me dio otro abrazo antes de que yo terminara todo con un tengo frio deberíamos de irnos ya. Y así fue nos fuimos sin antes tomara mi mano todo el camino en el coche. Esa noche me quede pensando en él y ese beso que no fue porque yo no quise y decidí que era tiempo terminar mi antigua relación.

Después de eso hablábamos mucho, todos las noches, mensajes a todas horas aun en el trabajo no importaba. Un día le conté todo sobre mi relación, sobre porque no quise besarlo, sobre qué es lo que me gustaba de él y por primera vez sentí que me abrí con el como nunca lo había hecho con nadie con el que me hubiera abierto sentimentalmente. Me dijo que él estaba dispuesto a aceptar el hecho de que yo apenas estuviera terminando una relación y que si yo lo quería podíamos ser amigos. Pero yo no quería ser su amiga yo quería ver que había más allá de todo, esa curiosidad me mataba, así que un día le hice una carta, le dije que me esperara después del trabajo la leí y le dije que no importaba si era una vida o una hora, que quería pasarlo con él. Y ese día empezamos esa relación de 4 meses tan tormentosa como con una mezcla de amor bizarro que no es de lo mejor y para agregarle un factor aún más “emocionante” todo era a escondidas por como reaccionaría mi familia.

Nos veíamos todos los días después del trabajo él se quedaba a esperarme o algunas veces me acompañaba hasta que terminara aun cuando él ya había terminado su turno. Entonces un viernes tenía el permiso de ir a casa de una amiga la cual se sintió mal y no fue al trabajo, él me dijo que si quería ir a comer a su casa y acepte. Todo fue besos y abrazos, comida deliciosa y muchos piropos. Hasta que me hablo mí en ese entonces novio que necesitábamos hablar sobre el tiempo. Vi su cara de tristeza al darse cuenta que todavía no éramos algo formal y que todavía no había terminado mi relación. Así que hablo conmigo me pidió que terminara todo y que borrara todo eso para continuar con él.

Y así lo hice pero antes se presentó el primero problema. Ese día en su casa y antes de la llamada yo me preguntaba como un hombre como él seguía soltero. No era posible que lo fuera, pero nunca me atreví a preguntar su estado marital. Para mí solo vivía solo y era magnifico estar con él. Al llegar a mi casa después de un día de amor y un poco de drama, una amiga me habla para invitarme al día siguiente a ver cosas para su boda y accedí.

Clic para ver parte 3

5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.