Los momentos a tu lado

Por qué siempre sabes que estaré aquí...

Como bien sabemos no todas las historias comienzan con un “Había una vez” así que esta historia es un poco especial.

No siempre el primer amor es tu primera novia en la vida, así que esta es mi historia de mi primer amor grande y verdadero. Mi nombre es Alberto, un chico desorientado, tal vez por la sociedad, tal vez por gusto propio no es algo que podamos apreciar con simple facilidad, lo único que se hoy es que estoy enamorado, sí enamorado de la persona más maravillosa del mundo.

Creemos que las redes sociales solo son para aparentar lo que no somos, para creer que podemos ser más de lo que demostramos pero en ocasiones encontramos un poco más que eso, así es como empieza mi historia de amor, en un día tan casual como cualquier otro llegas cansado aburrido o simplemente sofocado de la vida tan cotidiana en la que interactúas, prendes tu ordenador, celular y todo aquello que te comunica con el mundo solo para saber que ella está ahí, los nervios te matan y la ansiedad es cada vez mayor. Si es ella, quien no conoces y cuentas todo lo acontecido en tu día, a quien le cantarías y dedicarías canciones el resto de la noche.

Llega el preciado momento en que la conocerás en persona y ahí esta tan radiante como siempre, sabes que la conoces y te conoce y nunca han cruzado palabra, tu cuerpo tiembla de emoción, tu boca se paraliza y no sabe más que tartamudear cada que se presta la ocasión, pero no paras es tu momento y oportunidad. No puedes mentirte, no puedes dejar de mirarla, y tu mente empieza a jugar contigo, divagas y quieres decirle todo lo que sientes, pero crees que no es el momento, o peor aún ella no siente lo mismo, decaes en el miedo y desesperación, pero lo afrontas y disfrutas el momento, pasan los días, las horas, los minutos y segundos y llega la segunda cita después de varias llamadas y decides que debes afrontarte a tu temores al amor.

Ahí está ella caminando en un día nublado y lluvioso, pero nada de eso importa ella va tu lado podría estar cayendo el cielo en pedazos y nada de eso importaría al fin sientes que hay un destello de luz en tu corazón, una diminuta pero valiosa sensación de que ella se fijara en ti, de repente llega un punto crucial antes de la despedida, sabes que es el momento adecuado, tu respiración es más rápida, tu corazón acelera, tiemblas de emoción y de temor, no sabes que harás, sin pensarlo estas en el momento más romántico de tu vida un beso bajo la lluvia, en un día tan especial para ti desde ese momento, son solo unos segundos pero no quieres que termine nunca, mas sin en cambio no tienes como congelar el tiempo así que es inevitable una despedida, pero eso no es un problema puedes esperar y continuar por qué sabes que solo será un momento, y ahora solo aguardas a que el tiempo pase más rápido para volver a estar a su lado, escribes todo lo que viene a tu mente con relación al amor, buscas cualquier excusa para decir lo valiosa que es ella para ti y sabes que es la verdad la amas y quieres imaginar toda una vida a su lado.

Ahora ha transcurrido más de un año y hemos vivido nuevas experiencias y tanta felicidad ella me ha dado no cambiaría ni un pequeño momento que he estado a su lado, este apenas es el presente y aun no sé que me depare el futuro a lado de ella, solo sé que será un:

“Vivieron felices para siempre”.

2 Comentarios

Responder a Yas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.