Las vacaciones de verano

Quien le habrá dado mi número a este que ni sabe escribir...

Todo empezó una mañana de vacaciones de verano, estaba con una amigo esperando a que la madre de otra amiga nos recogiera en el coche y nos llevara a todos a la playa, pero de pronto nos llamó mi amiga para decirnos que su hermano había tenido una caída y que iría a urgencias con él, asique mi amigo y yo tuvimos que ir en autobús.

Ya de camino a la playa, estaba mirando por la ventana cuando mire hacia delante y vi una gorra, una gorra de alguien desconocido, era recta, con estampado militar y marca truckfit, y no encontré nada mejor que sacarle una foto y enviarla por el grupo de whatsapp en el que estábamos todos los que íbamos a la playa, incluida mi amiga que supuestamente nos llevaría en coche.

Fue un día súper divertido, etc. una vez en casa ya al día siguiente me levanté y miré mi móvil y tenía un whatsapp de un número desconocido: «Hola k tal».

Lo primero que pensé fue: “quien le habrá dado mi número a este que ni sabe escribir» pero le pregunté quién era y demás, quien le había dado mi número y porqué, resulta que fue mi amiga (la del coche), le dio mi numero porque la gorra que yo había visto en el autobús era como una que le habían robado a él, y le dije: ¿estás seguro que es tuya? pueden haber más. Ala que me respondió: seguro, no hay muchas como esas en la isla.
Y yo le dije que si era la suya que se olvidara ya porque a saber dónde acabaría, y me contestó: «ya pero por lo menos conseguí el casa de una chica guapa».

Simplemente me reí, empezamos a hablar, al principio me pareció el típico nonatillo que se creía lo mejor, pero al tiempo fui cambiando de opinión, mi amiga que era su compañera de clase me decía que era un golfo y demás pero no le hizo mucho caso.

Comenzamos otro día de playa nuevamente, llevaba tiempo hablando con el chico pero aun no nos habíamos visto y decidimos quedar en la playa con unos amigos más, a eso de las 2:15pm estaba con dos amigas caminando hacia el encuentro con él, los vi, a él y a sus dos amigos, se acercaron y lo primero que pensé fue «que ojazos madre mía», estuvimos un poco nerviosos y tímidos aquel día, pero fue súper lindo, llamaba mi atención y yo me acercaba poco a poco, me invitó a una hamburguesa y hablamos, poco, pero hablamos, y llego el momento de irme a casa, me fui y nada más llegar me habló, me dijo que era muy linda en persona y que quería verme de nuevo, me sentí en una nube.

Y empezaron las romerías! era noche de fiesta y habíamos quedado para ir con unos amigos, los dos sabíamos que era una excusa para escaparnos luego y estar juntos, pero la noche se torció, resulta que a media noche el desapareció y no quería saber nada de nadie, decidí buscarlo, desaparecí de ahí y lo empezó a buscar, lo divisé a lo lejos, y lo primero que pensé fue en correr, correr lo más rápido que pudiera, no podía perderlo de vista, cuando llegó a él le pregunté qué le había pasado mientras nos sentábamos en un banco y después de repetidos y cansinos «nada» me apoyé en su hombro, el me miró y sonrió, la sonrisa más linda que había visto nunca, entonces me recostó en sus brazos, nos fuimos acercando lentamente, y nos dimos el primer beso, ese mágico beso que no quería que acabara nunca.

En las fiestas de mi pueblo, esta vez sí que quedamos solos, estuvimos toda la noche juntos, me prestó su abrigo, un abrigo que dice «dijiste que habrían días como estos», me invito a algodón de azúcar y me acompañó a casa, estuvimos 2 horas en mi rellano hablando y estando juntos, a las 2:34am ya día 25 de mayo, me pidió que fuera su novia. Hoy 4/2/2015, faltan unos 3 meses para hacer un añito, esta es mi historia, la historia de mi primer amor, que no acaba con tragedia ni llanto, no ha acabado, esto recién acaba de empezar, doy las gracias a esa foto, a esa gorra, y a esa persona que la llevaba. No lo busqué desesperadamente, no ansiaba encontrarlo, este amor llamó a mi puerta, llámalo destino, o Dios, sea lo que sea que haya unido nuestros caminos, ha hecho dichosa mi vida, y lo agradezco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.