Desapareció y nunca lo he vuelto a ver

Así como apareció en mi vida así se fue.

Mi historia de amor surge un 22 de noviembre de 2011, me encontraba saliendo del trabajo a las 9:00 pm como siempre, todo marchaba normal así que me dediqué a tomar mi camión, una ruta que nunca olvidaré en mi vida, el 55. Me subí, tomé mi respectivo asiento y me dediqué a bobear pensando que iba a hacer de mi vida, del amor, dinero etc.

De repente mis ojos notaron la presencia del hombre más apuesto y galán, no podía dejarlo de ver pero mi mente solo pensaba, ay por dios claro que no te vio, tú sigue en tu rollo. Por ironía de la vida nuestras miradas se toparon y fue el principio de un gran amor, el camión transcurría y ya me tenía que bajar, pero por parte de ese joven nunca obtuve una acercamiento, solo cuando me bajé me dijo adiós, me sentía emocionada así que esto se lo tenía que contar a mi mejor amiga.

Al día siguiente, cuando llegó la hora de volver a salir y después de contarle a mi amiga yo pensaba que nunca más iba a poder ver a ese joven (no me pidió mi número, mi nombre etc.) por lo cual me dediqué a seguir mi rutina normal, pero para mi mayor sorpresa fue que me volví a encontrar a ese mismo joven a la misma hora y en la  misma ruta, pero esta vez se acercó y recuerdo sus palabras: “Hola, tú eres la chava de ayer?”

Por Dios, sólo pensé en ese momento qué tan obvia me vi, se sentó a mi lado y fuimos platicando todo el largo y corto camino, yo ya me tenía que bajar por lo cual solo quería que me pidiera mi celular pero no, fracasé, no me pidió nada. Al día siguiente que me encontraba en el trabajo le volví a contar a mi amiga, pero esta vez dije: “Tres veces no me lo puedo encontrar, otra vez ya sería cosa del destino”.

Pero oh mi sorpresa cuando cuando se hicieron las 9 me lo volví a encontrar, mi corazón gritaba de alegría porque me había enamorado a primera vista de ese joven, para no hacer más larga esta historia así me lo estuve encontrando una semana hasta que nos pusimos de acuerdo para salir, todo fue tan rápido que el 12 de diciembre de 2011 ya éramos novios.

El tiempo pasó y yo era demasiado feliz a su lado, lo amaba de verdad hasta que un día por un malentendido que la hasta fecha no se ha podido discutir, él era demasiado amable, siempre iba a por mí al trabajo o al menos cerca de él, ese jueves me comentó que el viernes no iba a poder ir por mí al trabajo o más bien no sabía si iba o no, pero que él me mandaba un mensaje, mensaje, que el viernes nunca llegó por lo cual yo quise suponer que sí iba a venir, yo feliz me encontraba esperándolo pero se hicieron las 10:00 pm y nunca llegó, me frustré demasiado porque no me avisó y la verdad ya era demasiado tarde y las posibilidades de tomar camión eran muy pocas, como pude llegue a mi casa y lo primero que hice fue marcarle a su celular pero él me respondió que sí me mandó el mensaje para avisarme, así que toda la noche me la pasé pensando en qué iba a hacer con él, pero ese sábado hice lo que me he arrepentido toda mi vida, lo terminé, pero después de reaccionar le imploré que no quería terminar pero de su parte fue una negativa.

Pasó el tiempo y nunca más lo volví a ver después de un mes él aceptó hablar, nos citamos en nuestro lugar favorito a las 3:00 pm pero nunca llegó, después de esperarlo tres horas y con una tormenta que me acechaba, debajo de un árbol me encontraba llorando, nunca lo volví a a ver ni hablar con él, lo único que pensé, fue que nunca me amó lo suficiente, nunca lo olvidaré, así como apareció en mi vida así se fue, siempre será mi primer amor. Alejandro López Preciado nunca lo olvidaré.

7 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.