La amo pero ella no lo sabe

La esperanza es lo último que se pierde.

Hace cinco años en el cole era un chico nuevo y me interesaba conocer la chama más linda del cole como era un cole pequeño pues no había muchas chicas linda pero créanme que para mí la belleza es interna pero en esos tiempos era un chamo ya saben le interesaban las más lindas, entonces conocí al que hasta ahora es mi mejor amigo y con él empezamos a molestar a las chamas más lindas, sin embargo, él me contó que conocía una chica a la cual nunca la lograban conquistar por eso no tenía novio y era muy bonita, entonces entre mí me dije muy arrogante: yo la conquistaré, pero simplemente por diversión.

Llevaban semanas de haber empezado el año escolar, sin embargo, yo no lograba conocerla ni siquiera mirarla y un día normal subiendo por la cancha con mi amigo me la mencionó y fue donde la conocí mmmmm sí está linda pero ¿cómo me acerco a ella? pues yo era tímido, siempre hacía que me presenten a las chicas más yo hablarles nooooo era tímido. Una amiga me la presentó e iniciamos una amistad que cada día ella me gustaba más y ya no pensaba con arrogancia en conquistarla, y no sé qué pasó, no podía dejar de pensarla y cada vez que la veía me trataba de esconder porque me sentía con una timidez increíble, es gracioso, yo el arrogante macho me temblaban las manos cuando se acercaba, me había enamorado. Sin embargo, no le dije nada, aun pensaba en conquistarla pero porque la quería en esos momentos, mas no por lo que me había propuesto.

Y entonces empecé a la ardua labor de conquistarla, siempre trataba de que en la hora de salida irme con ella y sus amigas que también eran mías, sin embargo, ella me evitaba, solo una sola vez en un mes logré irme con ella y mis amigas me decían que yo le gustaba, pero yo no decia nada por miedo al rechazo, era un inmaduro y bueno le enviaba recados, la molestaba sutilmente, incluso le hice un cd con canciones en donde con la letra me declaraba pero ella nunca me dio una respuesta, y ya todo el colegio se había enterado de que yo moría por ella pero nunca le decía nada, me daba miedo,  la amaba cada día más, su forma de ser hacia que mi corazón latiera a mil por hora y así pasaban los días yo queriendo decirle lo que sentía y ella comportándose de la manera más sutil que hacía que me enamore cada día más.

Llegó Navidad y yo era  el presi del curso y organizamos en realizar fundas de caramelos para todos los del curso yo tuve una relación con una chava que duró una semana, esas relaciones que se dan solo por diversión, sin embargo, ella estaba en mi mente siempre y llegó unos días antes de Navidad y salíamos a vacaciones, entonces sentado en la clase pensé en hacerle un regalo, entregarle mi funda de caramelo y dentro de ella enviar un papelito diciéndole que la quería, pero no pude y solo le puse FELIZ NAVIDAD cuídate mucho, pero eso no fue lo que más me marcó ese día si no cómo se lo entregué.

Tuve la suerte de irme con ella, ese día era el último antes de salir de vacaciones de Navidad y conversando con ella en el bus le comenté que qué le iba a regalar a su hermana menor de seis años en Navidad y ella me dijo, nada, no tengo dinero para darle un regalo, un fuerte abrazo y una feliz navidad, solo eso. En ese momento mi alma se retorció y con voz quebradiza saqué mi fundita de caramelo, era el momento ideal y se lo di y le dije ten dale esto pero dile que tú lo compraste para ella, me quedó mirando, me dio un abrazo y me dijo gracias y era la situación, me sentía preparado para decírselo y ella tenía que quedarse pues ya llegaba a su parada y presurosa me dijo chao y se fue y en ese momento me quedé sin pensamientos ……cuánto la amaba, la amo y no lo dejaré de hacer.

Pasaron las vacaciones y volvió la rutina de siempre hasta que llegó el carnaval, dos días antes de salir a vacaciones por el feriado, ella me dijo que quería ir conmigo a una cascada pero con unos amigos y amigas, esos detalles pequeñitos me demostraban que era una chica inocente y eso me enamoraba cada día más pero no se pudo ir porque su mamá no le dio permiso y salimos a vacaciones, pasó el feriado, regresamos a clases pero ella no fue, pensé tal vez se enfermó y no pudo venir y así pasó una semana, y una día estábamos formados todos en la cancha y la vi a ella sin su uniforme, yo pensé vino a justificar su falta, entonces un licenciado se acercó y mencionó a todos que ella se iba retirar del cole, se me derrumbó el mundo encima, quería llorar pero no podía en medio de todos, ese día ha sido el día más triste de mi vida, pensé ya no la volveré a ver y así fue, no pude volver a verla ella se cambió de colegio y yo me quedé con todo este amor hacia ella.

Hubo un encuentro después de un par de meses subiendo a un bus dirigiéndome a mi casa de reojo la vi pero era tan tímido que quise pasar desapercibido y seguir de largo, sin embargo, ella sacó su brazo y me llamó por mi nombre, era la primera vez que la sentía más cerca de lo normal, platicamos, ella muy dulce y créanme, parecía interesada por mí e incluso me pidió mi numero yo ese día fui feliz, en la noche ella me envió un mensajito de esos que se enviaban antes por el cell y empecé a llamarla y ella también, empezó a haber comunicación pese a la distancia, ya que ella vivía a 30 minutos de mi hogar y estudiaba en la misma distancia y durante ese tiempo que pasamos así, me decidí de una vez suerte o muerte  le voy a decir todo lo que siento por ella.

La cite a un lugar pero ella me dijo que no podía, que su mamá no la dejaba pero que yo podía ir hasta su casa y podíamos caminar juntos por el parque al escuchar eso me dije «ya la tengo» ahora es mi oportunidad. Llegó el día, yo galán, bueno, no tanto, dispuesto a todo llegué donde me dijo que ella iba a estar, la llamé, ella salio de una casa y la vi tan hermosa, como siempre, claro, yo con mi ramito de flores se las di, nos sentamos en la banca del parque y empezamos a platicar y fue entonces cuando me declaré al fin. Pero me dijo que no, que todavía no, era tanta mi inmadurez y tanta mi ilusión que actué como un gran estúpido, lloré, no les miento, lloré, le dije lo que sentía y todo lo que había vivido mi mente y mi corazón desde el día que la conocí y ella me dijo que no, volteé la cabeza con lágrimas en mis ojos y me fui.

Hasta ahora la sigo amando, han pasado cinco años y todos los días reviso sus estados de Facebook y me duele tanto y a la misma vez me alegra que se la ve feliz con su novio. La amo pero ella no lo sabe….

7 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.