Alguien que cambió mi vida

Quiero que sea feliz...

Todo comenzó mi primer año de universidad, llevaba recién tres meses de pololeo (habíamos estado un año como amigos con derechos) por fin nuestra relación se había consolidado. Al entrar a la universidad conocí a alguien especial, al principio era sólo una amistad muy linda, nos entregábamos cosas el uno al otro tan naturalmente, por ejemplo: cuando él no llevaba almuerzo compartíamos el mío y viceversa, nos esperábamos a la salida de clases para irnos juntos, hasta lo acompañé a comprar ropa, iba a su casa, compartíamos muchísimo.

Mucha gente comenzó a creer que él era mi pololo y que nos gustábamos. Claramente las cosas se empezaron a confundir, me empecé a dar cuenta de que lo que sentía por este amigo era algo TAN grande que en un principio no lo supe entender, me asusté, no sabía qué era eso tan diferente, especial, único, que nunca había sentido (ni siquiera por la persona con la que estaba en ese momento). Por lo que me llevó a terminar mi relación con mi pololo.

Luego de haber terminado con él, mi amigo «especial»  se empezó a alejar de mí (sin saber que yo había terminado con mi pololo a causa de él, cosa que nunca supo). Yo no entendía por qué, ya no compartíamos los almuerzos, no me esperaba después de las clases… algo había cambiado y yo no sabía qué era (hasta el día de hoy después de cuatro años sigo sin saberlo).

Ya había pasado un año hasta que un día pasó, nos dimos nuestro primer beso en el cumpleaños de uno de nuestros compañeros de curso… Sólo pasó… Al otro día como si nada… Y así en cada cumpleaños de nuestros amigos de universidad, nos agarrábamos a besos y al otro día como si nada… Hasta que un día llega con la noticia que se va por una beca de fútbol cinco años a Estados Unidos. Sentí que el mundo se me caía.

En la despedida de otro compañero que también se iba por lo mismo pero a otro lado nos dimos nuestro último beso… Ahí él me dijo que si no se fuera estaría conmigo, que siempre le había gustado… Yo me quedé congelada, eran tantas las cosas que daban vuelta en mi cabeza que no pude decirle nada (me arrepiento hasta el día de hoy).

Él se fue en agosto, volvió en diciembre a visitar a su familia, lo vi una vez (porque hice una junta en mi casa con mis compañeros) y no pasó nada, el mismo cariño de siempre pero nada más… Se quedaba todo enero, pero yo me iba a Brasil todo enero, así que no lo pude ver más… Se fue el 21 de enero y pololeando con una niña de nuestro país, ahí yo quede así ..???.. No entendía nada. Luego en febrero los primeros días me llega un inbox de él, que me extrañaba, ahí empezamos a hablar de la vida, hablamos todo el día.

Luego al siguiente año me entero que está de vuelta, que ya estaba en Chile, ni siquiera se dignó a decirme, me enteré por nuestros amigos en común… Volvió a la universidad y todo, pasó un año y ahora está pololeando con una niña de nuestra cerrera, que las circunstancias hicieron que la conociera pero a través de otras cosas… Lo que más puedo destacar es que se parece mucho a mí, nos llevamos excelente! Jaja pero mi amor por él sigue intacto, aún no lo puedo olvidar y tampoco he podido estar con alguien más, ya que lo que me hizo sentir él no lo he sentido nunca antes, ni ahora, por nadie, ni siquiera se acerca… Espero que la vida nos vuelva a juntar algún día ya que sé que solamente con él podré ser feliz…

Todo consejo será bien recibido. Él nunca supo lo que yo sentía por él, esta persona cambió mi vida por completo y no lo sabe!!! Sé que nunca volveré a sentir algo parecido por alguien… Por el momento no puedo hacer nada, él es feliz y quiero que siempre lo sea, aunque no sea a mi lado…

8 Comentarios

  • Aveces es necesario decir o expresar lo que uno siente en su debido momento no es bueno ocultarlo por que tu historia puede ser diferente de la que puedas tener hoy.

  • Si algo he aprendido, o bueno estoy aprendiendo es que el único de que tu puedas ser feliz es diciéndole todo. No explícitamente porque esperes que te diga yo te amo! y estén juntos, sino porque ello traerá paz y calidez a tu corazón.
    Espero que seas feliz y halles a tu media naranja, no sé si sea tu amigo u otra persona…pero no temas equivocarte y no busques sentir lo mismo que con él…solo déjate querer.
    Un fuerte abrazo.

  • Una gran lección de la vida es que no debes callar lo que sentimos por una persona, las oportunidades son una sola…
    pero no pierdas la esperanza, ya llegara el indicado, poco a poco…

  • lo que sientes por el es verdadero amor que eres capaz de sacrificar tus sentimientos para que sea feliz.
    pero es mejor que le digas lo que sientes o vivires con el remordimiento del porque no se lo dije.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.