El primer beso

Él y yo abrazados protegiéndonos de la lluvia…

Cursaba el tercer semestre de preparatoria, apenas iniciaba el semestre con nuevos compañeros, hasta entonces nunca había tenido novio y no me importaba tenerlo ya que para mí era más importante la escuela. Había varios chicos que me pretendían y mi mejor amiga siempre me decía que me diera una oportunidad con alguno de ellos ya que si no experimentaba nunca iba a dejar esa apatía hacia los chicos.

Pero lo que yo tenía no era apatía si no que yo no quería que mi primer beso fuese con cualquiera y como cualquier chica quería que la primera vez que besara a alguien fuera lindo. Mis amigos y mi mejor amiga se esforzaban en encontrar a un chico adecuado según ellos para mí aunque en realidad sólo empeoraban las cosas.

Ninguno de sus candidatos fue de mi agrado y sinceramente no pretendía estar con nadie hasta que cierto día en la clase de inglés vi a un chico que nunca antes había visto en mi salón. Extrañamente desde ese momento él llamó mi atención. El profesor nos acomodó en orden alfabético y por azares del destino él se sentó junto a mí, pero él ni siquiera me miró, aun cuando yo estaba junto a él.

Los días pasaban y lo veía poco pero con esos pequeños ratos bastaba para que día a día la atracción que sentía por él creciera, hasta que un día el profesor nos dejó una tarea un poco complicada, mi nivel de inglés es bajo y para este trabajo necesitaba buen nivel de inglés así que le pedí ayuda a uno de mis compañeros más cercanos, pero él no sabía inglés. En eso me dijo que el chico que se sentaba a un lado de mí (que por cierto se llama Alam) sabía inglés, era un buen pretexto para hablar con él, pensé, pero no quería verme muy obvia y dejarle saber que me gustaba.

Discretamente y un tanto nerviosa me acerqué a él y le pregunté si era cierto que tenía buen nivel de inglés… Se encontraba escribiendo cuando le hablé, así que dejó de hacerlo y por primera vez me miró, un tanto extrañado por mi pregunta respondió que sí, así que dejando la vergüenza a un lado le pedí que me ayudara con mi trabajo.

Él aceptó pero no lo vi muy convencido. Eso me hizo pensar que tal vez era mala idea trabajar juntos. Empezamos con el trabajo y yo intentaba congeniar con él, hablarle, pero él era muy serio y muy cortante, casi no hablaba y ni hacía el menor intento por congeniar conmigo. Durante todo el tiempo que trabajamos juntos fue así muy distante y muy serio. Cuando terminó el proyecto, desilusionada, decidí que no le hablaría más ni siquiera para saludarlo.

Recuerdo que ese día regresando de la clase de dibujo tenía clase de inglés, Alam no había ido a la clase de dibujo y pensé que ese día no lo vería pero cuando llegue a mi salón ahí estaba sentado en su lugar de siempre. Entonces simplemente llegué y no lo saludé ni lo miré siquiera. De reojo alcancé a ver su expresión de desconcierto pero lo ignoré totalmente. Yo traía una paleta en mi mano (solía comer dulces para no estresarme con inglés) estaba apunto de llevarla a mi boca cuando de la nada apareció una regla que me arrebató la paleta de las manos. Mi expresión provocó que Alam (el culpable) soltara una carcajada por primera vez, sin querer lo había hecho reír aunque de momento a mí no me causó gracia. Me pidió disculpas diciendo que no era su intención y que me compraría otra paleta. Desde ese día comenzó a platicar más conmigo y en todas las clases de inglés nos la pasábamos hablando.

Un día de tantos que platicábamos decidió invitarme a que lo acompañara por el boleto para un concierto de su banda favorita. Se suponía que iríamos su amigo, él y yo pero su amigo no pudo ir ese día y solo fuimos él y yo. Fuera de la clase de inglés nunca habíamos hablado así que estaba nerviosa ya que era la primera vez que estábamos solos.

Compró su boleto y me preguntó si ya quería irme a casa y le dije que no, entonces me llevó a un parque a caminar, estuvimos platicando un buen rato sentados en una banca hablando sólo de nuestros gustos y de música.

Fue entonces cuando comenzó a llover. Dije que tenía frío y él se acercó y me abrazó, recuerdo cómo mi corazón se aceleró cuando se acercó a mí, no me importaba el frío ni la lluvia, lo único que me importaba era lo cómoda que me sentía en sus brazos. De pronto nuestros rostros quedaron cerca uno del otro, mi corazón se aceleró, presentía lo que iba a pasar pero estaba muy nerviosa para aceptarlo, lo sentí indeciso un momento estaba tan nervioso como yo, pensé que todo quedaría ahí pero de pronto y por sorpresa ¡me besó!

De una forma dulce, tierna, era la primera vez que alguien me besaba, estaba muy tensa para disfrutar el momento, no dejaba de pensar, pero de pronto mi mente cayó en blanco y me dejé llevar por el momento. Fue hermoso, sensacional, él y yo abrazados protegiéndonos de la lluvia, con nuestros corazones galopando como caballos salvajes, no quería que ese momento acabara pero mi celular comenzó a sonar. Aún así hoy felizmente estamos por cumplir dos años de noviazgo feliz y ante todo mi primer beso es algo tan lindo que siempre recordaré.

8 respuestas a El primer beso

  1. estrellita dijo:

    @y qk monita jijijjiji

  2. MADEEIN dijo:

    UNA HERMOSA HISTORIA

  3. buru dijo:

    que linda historia….. :-)

  4. carlo!! dijo:

    que linda historia me parece algo tierna :) :3

  5. Denisse♥ dijo:

    hermosa historia :’)♥

  6. Aimee dijo:

    Me encanto tu historia es muy tierna les deseo lo mejor y espero que sigan siendo muy felices…..

  7. LaEnamoradisa(; dijo:

    Me encanto esta historia!!(; lamentablemente mi primer beso no fue muy romantico); pero m sueno es que me roben un beso bajo la lluvia <3
    owwwwwww ^-^

  8. celeste dijo:

    me encantoo estaba super

Opina sobre la historia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>